Uncategorized

PESCADO RELLENO DE FANTASÍA

Cójase un pescado -bueno, si es usted hispanoamericano/a mejor LO TOMA, porque cogerse un pescado debe ser medio jodido- que sea grandecito, de unos dos kilos más o menos. Desescámelo, sáquele las tripas, póngale algo de sal y pimienta, y déjelo bien abierto oreándose.

Mientras, vaya haciendo un picadillo en cuadritos pequeños de pimientos, cebolla, calabacinos, mango dulce, dos dientes de ajos grandecitos, dos hojas de laurel, enteras, y jamón Serrano, o prosciutto, si no tiene Serrano. Me falta un ingrediente que no recuerdo el nombre, pero que son esas bolitas pequeñitas que viene en botes suspendidas en un liquido con bastante vinagre… ALCAPARRAS (me lo acaban de chivar).

Cuando tenga todo eso hecho lo introduce dentro del pescado, bien repartido en todo su interior y lo cose con hilo normal de zurcir, también se puede grapar (pero ojo luego con las grapas)…

Meta el pescado al horno precalentado a 140º centígrados, suba la temperatura a 180º y déjelo allí por unos 45 minutos, (los tiempos y la temperatura dependerá del tamaño y la especie del pescado, claro) vaya dándole vueltas cada 15 minutos y echándole vino de cocinar blanco cada vez que lo mueva.

Acompáñelo con arroz blanco pilé con pasas moscatel, tostones o ensalada.

NOTA:

CADA PERSONA QUE HAGA ESTA RECETA ME TIENE QUE MANDAR 5 EUROS O LAS RASPAS (o espinas) DEL PESACADO… LO QUE PREFIERAN.

Estas recetas estarán contenidas en un libro de cocina que estoy escribiendo  que se va a titular: “COCINE CON BRAULIO y póngase como una VACA”… a las pruebas me remito.

¡¡¡EL HILO O LAS GRAPAS NO SE COMEN… no sean brutos/as, carajo!!!

AMOR CANARIO DEL RECUERDO

Te recuerdo desnuda

y a contraluz,

perfumándolo todo

de juventud,

cuando el rayo postrero

del astro rey

deslizaba sus dedos

sobre tu piel,

te besaba en la espalda

con timidez,

provocando en mis celos…

no se por qué.

Mariposa que acababas de dejar

tu capullo de seda

para volar.

Ayer,

aún me parece que fue ayer,

amor canario del recuerdo

sin dolor,

tierna memoria de mi ayer,

de nuestro ayer.

Ayer,

cierro los ojos y te vuelvo a ver,

dulces fantasmas son tus besos

de candor,

que aún de mis labios

no borré.

Porque hay cosas que el tiempo

no cambiará,

aún retienen tus ojos

la ingenuidad,

te agradezco este encuentro

casi casual,

para andar por el tiempo

en marcha atrás,

un café compartido

cerca del mar,

y un adiós cariñoso

como final…

Mariposa que, en plena madurez,

sigue siendo la misma

a la que amé.

Ayer…

BRAULIO EL 10 DE OCTUBRE EN EL NURYN SANLLEY, STO. DOMINGO R. D.

Foto de República Dominicana.
1522066_10151799458065846_500026469_n.jpg





Login

Register | Lost your password?